25 mar. 2009

Nuestros caseríos

Hablar del caserío de Quilcay es hablar de los Jaramillo y los Cano. Si hablamos del caserío Peras estamos hablando de los Pérez y los Figueroa. En general, hablar de un caserío altoandino es hablar de dos o tres familias que las habitaron desde su formación. Bueno, en Quilcay tal vez haya un Mejía o un Villafana nuevos en el caserío, pero de seguro será algún yerno o nuera de los Jaramillo, entonces deben pasar muchas cosas antes que los apellidos originales sean desplazados por los nuevos.
En suma, cada caserío es una familia, o dos o tres. En Carhuamarca están los Quiñones, los Aley o los Real; en Anguy, los Sánchez, los Gonzales, los Melgarejo; en Santa Rosa, los Velásquez, Ruiz, Roque.
Existe además un desplazamiento de los apellidos hacia las grandes ciudades y al extranjero. Incluso se pierden los apellidos con la emigración, por ejemplo, los Milla Gutiérrez de Jimbe emigraron toda una familia a USA y los Chauca Carranza a España, y esto sólo por poner dos ejemplos. Pero entre caseríos también hay movimiento. Así, encontramos Melgarejos de Anguy en Cosma, Velásquez de Cochapetí en Santa Rosa, Prieto de Mucharán en Huashcayán. Los jimbeños nos desplazamos como todo ser humano.
En el mapa que figura a continuación iremos insertando información relativa a los diversos caseríos. Pero de seguro no podremos recopilar la mínima infomación que exige la expectativa de los lectores. Por tanto conviene que (usted que ahora lee esto) aporte material para incluirlo. Fotos, relatos curiosos o anécdotas, historia, vídeos, enlaces, nombres de familias, correciones, críticas. Todo construye. Gracias.

Mapa en continua construcción (Pendiente trazar las carreteras, incluir fotos, coordenadas, altitud, nombres de familias, autoridades).

Ver mapa más grande